¿Sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de Moda Sostenible??

Elena de Frutos

Lo primero sería definir que es moda para tener todas un punto de partida igual y saber de qué hablamos.

Para ello voy a  utilizar unas palabras  que escribió Lourdes Fernández en el Catalogo editado por el Museo Thyssen-Bornemisza de Huber de Givenchy donde dice que la moda ha sido históricamente entendida como una actividad estética y comunicativa, que expresa e interpreta una mirada sobre el mundo en muchos casos arriesgada, visionaria, habla de las personas y de su carácter. Nos muestra los elementos que son importantes en una cultura y nos traslada a un escenario en el que podemos apreciar la manera de vivir de la gente. 

Resumiendo, la moda no solo es reflejo de la forma que vestimos en un momento determinado, sino que habla de los modos y costumbres sociales a través de los años. 

Si observamos este fenómeno y lo trasladamos a la moda sostenible, esta pone  de manifiesto una manera de hacer  ya caduca donde no se  tiene en cuenta al ser humano y al medio ambiente y nos traza un nuevo mapa como referencia de vida donde hay implícito unos valores que impulsarán nuestras acciones con el objetivo de salvar al planeta.

La moda sostenible nos pone frente a un nuevo paradigma que marcará historia.

Para caminar sobre las aguas de la sostenibilidad necesitamos tres pilares fundamentales:

Uno social: este lo resumiría con la frase  “tratar a los demás como quiero ser tratada”. Dentro de cualquier negocio, nadie, absolutamente nadie debe ser explotado, todo el mundo es respetado, tanto si es empleado, como cliente o proveedor. El buen trato y el reconocimiento del otro es el sello de este pilar.

El segundo pilar es el económico: No dejamos de lado la planificación financiera de una empresa, pero sí buscamos un proceso cíclico de beneficios entre sostenibilidad y economía.

El tercer pilar es el ambiental: Esto supone minimizar al máximo los impactos ambientales causados por producción.

 

Para construir estos tres pilares necesitamos instaurar unos valores que nos orienten en nuestras prioridades, acciones  personales y colectivas, donde se ponga al ser humano y al medio ambiento en un lugar central frente al actual valor que es el dinero, el prestigio y el poder, Ser frente a Tener.

Para cumplir estos valores necesitamos desarrollar  algunas actitudes o estados  fundamentales  como la integridad, la solidaridad, la humildad, la creatividad, la cordura, y la sabiduría.

Como vemos, caminar en la sostenibilidad es todo un trabajo interno con manifestación externa, es un cambio de mirada con una apertura de corazón, donde entiendo que el nosotros es igual de importante que el yo, y actúo  en consecuencia, lo que origina que la vida se reorganice de nuevo en función de lo esencial, de las verdaderas necesidades de la gente, del medio ambiente.

 

Elena de Frutos es un espacio dedicado a realizar vestidos de Novia Sostenible con diseño personalizado y a medida.